Skip to content

LAS CARNES MAS CARAS DEL MUNDO

Las mejores carnes del mundo provienen de los animales criados mas finos. Con indices de grasa bajos, carnes bien maduradas, y procesos de curado especializados.

Entre estas joyas culinarias se encuentran las carnes consideradas como las más caras del mundo, cuyo sabor, textura y calidad se elevan a niveles que desafían las expectativas convencionales. Entre estas destacadas exquisiteces, la carne Wagyu japonesa y la vaca Hanwoo de Corea del Sur se alzan como auténticos emblemas de la excelencia en el arte de la carne.

Explorando las razones detrás del precio elevado de estas carnes y descubriendo los secretos detrás de su irresistible atractivo. Desde las praderas japonesas donde pasta el Wagyu hasta los campos coreanos que crían la codiciada vaca Hanwoo, desentrañaremos los elementos que hacen de estas carnes no solo un manjar costoso, sino una experiencia culinaria incomparable. ¿Qué hace que estas carnes sean tan exclusivas? ¿Cómo se han ganado su estatus de lujo en la mesa? Acompáñenos en este viaje sensorial hacia el corazón de la carne más cara del mundo, donde cada bocado es una celebración de la refinada maestría gastronómica y la dedicación inquebrantable a la excelencia.

LISTA DE LAS CARNES MAS CARAS DEL MUNDO

Gallinas de ébano, criaturas acuáticas valuadas en millones de dólares, cerdos que se alimentan de frutos secos exquisitos y bovinos que atraviesan una hibernación prolongada que se extiende más allá de una década.

CARNE WAGYU

Las razas bovinas asiáticas han conquistado la escena mundial como las más destacadas y anheladas gracias a su intramuscular marmoleado. Entre estas, la Wagyu, originaria de Japón, se erige como la más célebre.

La carne de Kobe, reconocida como la más cara y prestigiosa, ostenta una denominación de origen y una marca registrada japonesa, imponiendo rigurosos criterios para obtener tal distinción. Debe provenir de toros castrados de raza Wagyu criados en ubicaciones específicas de Japón, presentando niveles excepcionales de calidad de carne y marmoleado. La clasificación, que va del 1 al 5 en calidad y de la letra A a la C en rendimiento, también considera el nivel de marmoleo de cada corte, indicado por la sigla BMS en una escala del 1 al 12. Un corte A5 BMS 12 representa la cúspide de la excelencia, y el costo de un kilo de carne de Kobe puede superar los 500 dólares. Por otro lado, el Wagyu criado fuera de Japón tiende a ser más asequible, oscilando entre los 50 y 200 dólares por kilo debido a la creciente oferta.


VARIEDADES DE WAGYU

RES NEGRA O TAJIMA

En sus orígenes, la raza Tajima desempeñaba labores agrícolas en el campo, pero a lo largo del tiempo, experimentó mejoras mediante cruces con otras variedades, transformándose en una destacada productora de carne. La res japonesa negra, certificada en 1944, constituye el 90% del ganado autóctono en Japón, destacando por su marcado índice de marmoleado. Este tipo de carne ostenta el privilegio de ser la única que puede obtener la distinción de carne de Kobe, ya que a lo largo de siglos, las condiciones del terreno evitaron cruces con otras especies, resultando en características únicas e inigualables.

RES MARRÓN

También conocida como res roja japonesa o Akaushi, esta variedad recibió su certificación en 1944 tras diversos cruces. Se distingue por presentar niveles más bajos de grasa en comparación con la raza negra, ofreciendo una opción apreciada por aquellos que buscan una experiencia culinaria menos intensa en este aspecto.

RES CUERNICORTA

Certificada en 1957 después de diversos cruces, la res cuernicorta se caracteriza no solo por sus bajos niveles de grasa, sino también por ser rica en ácido glutámico, aportando un perfil de sabor único y distintivo.

RES SIN CUERNOS

Obtenida mediante cruces con la raza Aberdeen Angus escocesa y certificada en 1944, la res sin cuernos se distingue por ser más magra y rica en aminoácidos. Esta variedad ofrece una alternativa para aquellos que buscan una carne con menos contenido graso y con propiedades nutricionales específicas.

COMO SE COME?


Para los entusiastas de la carne, se sostiene que la preparación de un bistec a la plancha constituye la manera óptima de saborear la exquisita amalgama de gusto y textura que ofrece el wagyu. Este corte no solo brinda una excelente oportunidad para comparar las diversas calificaciones y procedencias de la carne wagyu, sino que también permite apreciar sus matices de sabor de manera singular.

El teppanyaki, un espectacular método culinario japonés, implica la cocción de wagyu directamente en una plancha de hierro, ante los ojos del comensal. Esta técnica garantiza que la carne alcance el punto de cocción perfecto o se sirva ligeramente cruda, permitiendo que la grasa infiltrada alcance la temperatura ideal para fundirse y realzar la experiencia gustativa.

Otra opción culinaria que ha ganado popularidad es el yakiniku, un estilo de asado originario de Corea pero ampliamente adoptado en Japón. Generalmente llevado a cabo a la parrilla, este método otorga al comensal la libertad de seleccionar cortes específicos según sus preferencias de sabor y textura. La posibilidad de cocinar personalmente la carne y condimentarla con salsas o sal ofrece una experiencia culinaria interactiva y personalizada para los paladares más exigentes.

El O–Toro del atún rojo 

Cada amanecer en Tokio, se lleva a cabo una impresionante subasta donde se pujan centenares de colosales atunes rojos, cada uno pesando alrededor de 200 kilogramos. Los más asequibles encuentran compradores por varias decenas de miles de dólares, pero existen ejemplares cuyo valor se eleva a cifras asombrosas, incluso alcanzando varios millones. En el transcurso del año pasado, uno de estos atunes se subastó por más de 3 millones de dólares, aproximadamente 10 mil dólares por kilogramo. No obstante, la preciada calidad de su carne no es uniforme. Similar a una res, el atún rojo presenta una diversidad de cortes, pero entre ellos destaca uno en particular: el O-Toro, la porción central y más untuosa de la ventresca o abdomen del atún. Por su exquisita delicadeza y elevado precio, se reserva exclusivamente para ser disfrutado en estado crudo, ya sea en sushi o sashimi, configurándose como el sushi más estimado a nivel mundial. Cada lámina de O-Toro suele ostentar un valor de varias decenas de dólares, aclamándose por su capacidad de deshacerse en el paladar con un sabor dulce y delicioso.

El pollo negro indonesio

Externamente, sus plumas exhiben una mezcla de tonos negros y azulados; internamente, tanto su carne como sus huesos y órganos adquieren una tonalidad completamente negra. Aunque resulta complicado obtenerlos, ya han iniciado su crianza en Estados Unidos, donde cada ejemplar de este pollo singular alcanza un precio que supera los 400 dólares. Se rumorea que su sabor, aunque ligeramente más intenso que el de un pollo común, no presenta diferencias abismales. Degustar este manjar y asumir su costo parece más una extravagancia que una experiencia culinaria verdaderamente exquisita.

El jamón ibérico 100% bellota

Sin duda, uno de los protagonistas más destacados en esta categoría es el jamón ibérico proveniente de cerdos de pata negra, alimentados exclusivamente con bellotas. Este jamón, conocido como el rey de los jamones, el embajador supremo de los fiambres y el porcino de élite, es una delicia culinaria sin igual. Una pata de jamón ibérico puede alcanzar varios cientos de euros, pero las más exclusivas, las verdaderas joyas gastronómicas, pueden ascender a cifras de miles de euros.

La crianza de estos cerdos de patas negras y la maduración de sus jamones se lleva a cabo principalmente en tres grandes regiones: Extremadura, Guijuelo y Jabugo, siendo esta última la más renombrada. Los jamones, sometidos a un proceso de curación que no baja de un año y medio, algunos incluso extendiéndose a varios años, alcanzan su punto de perfección antes de ser consumidos. Entre los más apreciados, se encuentra el jamón más caro registrado, vendido por casi 12 mil euros. Esta pieza excepcional, con un peso superior a los 10 kilos, fue sometida a un proceso de curación de 5 años, destacando como una obra maestra culinaria inigualable.

VACAS QUE HIBERNAN


En la región noreste de Francia, se crían las vacas destinadas a producir los filetes más exclusivos del mundo. La familia Polmard, con casi dos siglos de experiencia, ha dedicado su amor y atención a las vacas de la raza Blonde Aquitaine. Sin embargo, hace aproximadamente tres décadas, todo cambió cuando descubrieron el proceso de hibernación. Ahora, tienen la capacidad de mantener cortes de carne a una temperatura controlada de -43ºC durante décadas, preservando sin alteraciones su sabor, textura y jugosidad. Esto permite disfrutar de un filete cosecha 2000 o 2006, por ejemplo, a cambio de una inversión de solo 3 mil euros.

Además del innovador proceso de hibernación, las vacas de la familia Polmard son criadas en el mejor entorno y se les proporciona la alimentación óptima durante más de una década antes de ser sacrificadas en su propia granja. La familia, que gestiona su propia carnicería y restaurante en el corazón de París, asegura que cada aspecto del proceso, desde la cría hasta el plato, refleje la máxima calidad y dedicación.

Settings